Hospitales APP colapsaría el sistema de salud en Sinaloa

hospitalEl Diputado Víctor Manuel Díaz Simental advierte que no se puede aceptar la imposición del esquema impulsado por el Gobierno del Estado.

“No queremos hospitales que finalmente estén desocupados porque los usuarios no pueden cubrir los costos de los servicios o ver al Estado colapsado porque todo el dinero se fue prácticamente al vacío”, expresó el Diputado Víctor Manuel Díaz Simental.

El presidente de la Comisión de Salud y Asistencia Social subrayó que a pesar de los puntos críticos que existen en el panorama económico, del evidente contexto financiero adverso, se quiere poner en juego el futuro de Sinaloa por los próximos 25 años.

Se afectaría la economía del Estado y el sistema de salud de Sinaloa podría colapsar, debilitado ante la carga de un enorme compromiso financiero por las próximas cuatro administraciones y el pueblo quedaría atrapado en este conflicto cuando requiera atención médica.

Incluso, señaló, la proyección del crecimiento de los ingresos está vergonzosamente sobreestimada, más por tratarse de hospitales públicos que atienden a los usuarios más pobres, a la población derecho-careciente, principalmente a las personas que no tienen seguridad social.

“No podemos aceptar un proyecto impuesto, tenemos que razonarlo. Esa es mi apreciación y mi posición. El doctor Jesús Kumate Rodríguez predica: el avance de la ciencia y la tecnología es cinco por ciento inspiración y 95 por ciento de sudoración, por eso hemos trabajado sin descanso, con tiempo y seriedad, analizando el lamentable abandono de la Red Hospitalaria”, precisó.

La Infraestructura de Salud, apuntó, merece un análisis consciente adecuado a la pertinencia de una reingeniería de las instalaciones, equipamiento y personal existente antes de pensar en nuevas estructuras.

Reveló que a través de los análisis del Plan Integral de Salud del Estado de Sinaloa (PISES), coordinado por el Consejo para el Desarrollo de Sinaloa (CODESIN), se han observado infraestructura y equipamiento nuevos sin uso ni productividad.

“Existe un centro oncológico con equipo de radiocirugía de última generación que apenas funciona a un 15 por ciento de su capacidad”, dijo.

En el Foro Ciudadano se mencionó con claridad: el estándar del metro cuadrado de una residencia de lujo en Sinaloa, construida en La Primavera o en la Colonia Chapultepec, oscila alrededor de los 12 mil 500 pesos. El metro cuadrado de construcción del Hospital General de Culiacán cuesta 28 mil 800 pesos y el metro cuadrado del Hospital General de Mazatlán cuesta 32 mil pesos. La diferencia es más del doble. En el Panel Gubernamental, celebrado en marzo, no hubo respuesta sobre el particular.

Advirtió que de continuar este asunto el desenlace será complejo absolutamente para todos, será una situación donde no va a haber ganadores, únicamente unos cuantos vivos, pero no habrá ganancia para el Estado y para la sociedad como tal.

“Ante tal panorama –anticipó- es importante mantener dinámica la movilización social en torno a este y cualquier otro tema de interés público”.

“Los que trabajamos en las áreas hospitalarias queremos con qué trabajar, requerimos equipo e insumos para hacer bien la medicina. La situación actual es crítica y puede empeorar si nos quedamos con los brazos cruzados”, aseveró.

Recordó que el Dr. Juan Lorenzo Espino Villalobos, en el marco del foro ciudadano, cuestionó a la empresa Marhnos Infraestructura, quien ha impugnado el proceso, sobre si les conviene la aprobación de los decretos porque les daría la posibilidad de invalidar la licitación.

La respuesta de Marhnos fue interesante pues afirman que están impugnados los autos de autoridad bajo el marco jurídico vigente y el beneficio sería que se iniciara de nuevo todo el procedimiento conforme a Derecho.

Lo anterior es justamente una de las solicitudes de las Organizaciones de la Sociedad Civil puesto que, efectivamente, legalmente es posible reinstalar el procedimiento y que se transparenten todos los números.

De ninguna manera, dijo, existe una posición en contra de Desarrolladores de Infraestructura, sino a favor de que las cosas se hagan con claridad y se realice lo que sea conveniente para la sociedad y el gobierno.

Subrayó que, precisamente por la opacidad, la Dra. Asa Ebba Christina Laurell no pudo hacer un análisis más profundo, ya que los números de los proyectos nunca han sido aclarados y la ausencia de transparencia es un punto medular.

La salud es compleja y también requiere acciones de promoción y prevención, dijo, y por eso en el Congreso del Estado se ha establecido una agenda legislativa que contempla los embarazos en adolescentes, el dengue y las adicciones, entre otros. Sin embargo, el tema de los Hospitales APP ha requerido una atención a fondo.

Tenemos, enfatizó, que ser conscientes que la salud es el presente de las niñas y los niños, y la educación es su futuro. Ambas, salud y educación, deben ser dignas, oportunas y equitativas para toda la población.

MEMORIA DEL FORO CIUDADANO

En entrevista sostuvo que las 18 ponencias del Foro Ciudadano Abierto y Público “Salud en Sinaloa, Hospitales APP: Retos, Riesgos y Oportunidades”, celebrado en febrero, están disponibles digitalmente para su análisis.

El foro, dijo, fue una aportación que contribuye a la corresponsabilidad en los actos ciudadanos: “Todas las exposiciones fueron claras, sencillas, diáfanas y contundentes; los puntos de vista fueron diversos e interesantes, reafirmando con tenacidad la exigencia de un ejercicio transparente. Fue un foro completamente abierto de libre y generosa expresión”.

El gobernador Mario López Valdez, afirmó, dio una oportunidad para socializar, no únicamente este proyecto, sino la necesidad de un nuevo modelo de salud que puede ser un ejemplo nacional e incluso Panamericano.

“La salud –precisó- es un tema actual y complejo pues coexistimos con padecimientos de naciones subdesarrolladas, como las Enfermedades Diarreicas Agudas y las Infecciones Respiratorias Agudas, y con enfermedades de países en desarrollo, como la obesidad, la hipertensión y el abuso de la glucosa, que ya resultan más peligrosas que los daños que causa el tabaquismo”.