La ciudadanía es prioridad: Nubia Ramos

IMG 5947 547x365Haciendo más con menos y colocando a la ciudadanía siempre por encima de cualquier interés, la presidenta municipal de El Fuerte, Nubia Ramos Carbajal, refrendó su propósito de luchar con todas sus fuerzas por mejorar la calidad de vida de los habitantes de las comunidades marginadas, así como pugnar porque el desarrollo sea una realidad.

Para lograrlo, dijo que cuenta con una enorme fortaleza, que consiste en la confianza de la ciudadanía, que está consciente de que no le va a fallar, pues toda la gente se siente respaldada, atendida y escuchada.

“Los problemas siempre van a existir. Posiblemente en algunas administraciones en mayor dimensión que otras, pero siempre están ahí”, indicó.

Lo que se debe de hacer, agregó, es buscarles solución, y para ello cuenta con un gran equipo de trabajo integrado por gente “echada para adelante, con ganas de trabajar, pero también consciente situación financiera”.

Expresó que la gente acude al Palacio Municipal con grandes expectativas en que será atendida.

“Muchas personas anteriormente no se habían acercado al gobierno en busca de apoyo, y hoy están viendo en la alcaldesa y su  equipo de trabajo a esos servidores públicos que de verdad les van a funcionar”, enfatizó Carbajal Ramos.

Apuntó que poco a poco se ha estado avanzando en la solución a problemáticas heredadas por la anterior administración, como es el asunto del agua potable, gran cantidad de deudas, e incluso situaciones de índole sindical.

Dijo también compartir el programa de austeridad anunciado por el Gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel, indicando que “como municipio nos vamos a apegar en todo a este plan de austeridad, cómo eficientizar los recursos de gasto corriente; efectivamente, estamos en espera de recursos federales, pero ya están etiquetados y no se pueden manejar en otros rubros. Por eso la necesidad de ajustarnos el cinturón en gastos de representación, gasolina, vehículos oficiales, alimentación, etc”.

En ese tenor, dijo que los funcionarios que viven en El Fuerte no enfrentarán mayores dificultades, pero “quienes vienen de fuera deberán estar conscientes de que no hay recursos para viáticos”.

Otra gran preocupación que externó la alcaldesa fortense, es sobre salud. Por ello, negoció con el Hospital General y recuperó el crédito.

De esa manera, gente que requiera de medicamentos, alguna cirugía, estudios de laboratorios, entre otros aspectos, será atendida de manera inmediata en ese nosocomio, abundó.

Otro punto que no ha pasado por alto Nubia Ramos, es la eficientización del recurso humano, por lo cual habrá de reducir personal en algunas áreas, ya que en ocasiones trabajan de 15 a 20 personas, cuando en realidad se ocupan menos de diez. “Procuraremos que exista gente en carne y hueso, no aviadores”.

“Estamos conscientes a lo que venimos, a eficientar recursos, esfuerzo, equipo, tiempo, más cuando lo que queremos es hacer un gobierno cercano a la gente”, asentó.

Ante comentarios en el sentido de que su presencia en comunidades rurales generará gastos, además de que la gente siempre pedirá apoyos, respondió que “las necesidades de la gente no se van a terminar si no vamos a comunidades. Acudimos y explicamos que les vamos a apoyar en la medida de las posibilidades. Así quedará más conforme porque la gestión la va a hacer en las sindicaturas, o en comunidad con gestoras, y no gastará lo que no tiene, llegando a El Fuerte de raite a ver si les podemos resolver”.

Resaltó que debe de prevalecer la seguridad de que se dará prioridad a las familias con mayor grado de vulnerabilidad, que se palpe que realmente necesitan ser tomadas en cuenta.

Pero también consideró importante que los apoyos se apliquen con transparencia, además de anunciar que ya no va a haber “mochadas” para obtener una vivienda o ser favorecido con algún proyecto productivo.

“Todo se va a supervisar. Que la casa, el proyecto, un pie de casa o piso, cualquier programa social, legue a manos de una familia que realmente lo estaba necesitando, y que mejorará su calidad de vida. Ese es mi compromiso como mujer y presidenta municipal”, estableció.

Con voz emocionada, Nubia Ramos expresó que “antes que ser presidenta soy ciudadana, y antes que ser gobierno soy pueblo, y creo que la gente está consciente de la gran responsabilidad que ha demostrado, ese gran compromiso como alcaldesa, diputada, luchadora social… hoy estoy en el lugar donde se toman decisiones”.

En ese punto, explicó que en un año 10 meses que dure su gestión como alcaldesa, las decisiones van a ser las más analizadas, razonables, congruentes pero, sobre, todo anteponiendo el interés de la ciudadanía por encima de cualquier interés.

Aseguró que el compromiso no le da miedo y que es en la adversidad donde se demuestra la fortaleza para gobernar, ya que lo fácil cualquiera lo podría hacer, hasta el que no sabe o no quiere.

Al contrario, en El Fuerte se demuestra que, aun con situación financiera adversa, se tiene el mismo compromiso, “y aun mayor porque la gente siente que la fortaleza de todos nos va a sacar adelante”.

Como ha sido su costumbre, trabaja de mano con la ciudadanía, imprimiendo la imagen de un gobierno cercano a la gente, y ello lo demuestra otorgando audiencias en cualquier lugar, ya sea en un pasillo del Palacio Municipal, en alguna banca, a un lado de la fuente, en los escalones, la plazuela, etc. “Siempre estoy teniendo contacto en el día con la ciudadanía”.

Pero su responsabilidad no para ahí, ya que debe atender una agenda con organismos, tanto de gobierno como descentralizados.

Ese modo de gobernar considera que la gente lo mira bien, pues sobre todas las cosas tiene la firme convicción de servir. “Eso define a mi equipo de trabajo, joven, echado para adelante, pues sólo haciendo equipo vamos a dar resultados. Las individualidades no van a funcionar”.

Lo que importa es hacer un trabajo colectivo, con la ciudadanía que apoye, pues aunque hay poco dinero existe mucha voluntad.

“Son muchos los problemas, pero también hay soluciones. Unidos sacaremos adelante el trabajo. No hay más”, apuntó.

Ramos Carbajal dijo ser de la idea que al pueblo hay que rendirle cuentas, qué se hizo con su dinero y qué tan endeudado quedó el municipio, y por ello se realiza una revisión minuciosa de todas las áreas en las que hubo manejo de recursos.

“Por lo pronto, vamos a entrarle, trabajamos a todo pulmón, aunque no hay un peso para una hoja o pluma. No es queja. Trabajamos con recursos propios, de nuestra bolsa, y eso habla de voluntad, vocación y ganas de hacer bien las cosas”, finalizó.